El espárrago es un producto mediterráneo que ha estado presente en la cultura culinaria de docenas de civilizaciones e incluso ha sido cultivado con propósitos medicinales. Los griegos ya lo tenían como un manjar y también los romanos, aunque se cree que pudiera ser los árabes los que lo trajeran a la Península Ibérica.

Es una planta muy meticulosa, cosechada a mano y que requiere mucha atención durante su corta temporada de crecimiento. El espárrago es bajo en calorías, tiene mucha fibra y provee una cantidad considerable de dos antioxidantes: vitaminas A y C.